"Sé humilde y permanecerás integro". Inclinate y permanecerás erguido. Vaciate y seguirás pleno. Consumete y serás renovado.
El que tiene poco, recibirá. El que tiene mucho se turbará.
Por eso el sabio abraza la unidad y se convierte en modelo para el mundo.
No se exhibe, y por eso destaca.
No se afirma a sí mismo, y por eso brilla.
No se vanagloria, y por eso obtiene reconocimiento.
No da importancia a su persona, y por eso otros lo realzan.
Y por que no compite, nadie en el mundo puede competir con él.
Esta es la vía que conduce a la plenitud.
El orgullo del victorioso es el germen de su declive.

Tao Te King Lao-Tse




viernes, 26 de marzo de 2010

La Ciencia de las Estrellas


La Astrología aunque indescriptible con palabras por la profundidad de su esencia, la podríamos comparar con un mapa, con una guía divina de camino, donde aparece infinidad de información representada a través de signos y códigos que se pueden descifrar por medio de numerosas claves.


Empecemos por el principio, es decir, por una Astrología local, considerando solamente nuestro Sistema Solar y las estrellas que constituyen las constelaciones del Zodiaco, en el momento en que un Alma decide reencarnar y más concretamente en el momento de su concepción e individualización existe una configuración única en cuanto a la posición que ocupan los planetas dentro de los distintos signos del Zodiaco y en cuanto a los aspectos angulares que se forman entre ellos, esta configuración trigonométrica , este juego de energías es el Mándala Astral Natal que cada Ser posee, su auténtico carné de identidad, éste viene determinado única y exclusivamente por la situación kármica del Alma en cuestión.


“Un niño nace en aquel día y en aquella hora en que los rayos celestiales están en armonía matemática con su karma individual. Su horóscopo es un desafiante retrato que revela su pasado inalterable y su probable resolución futura.” Swami Sri Yukteswar.


“En primer lugar, el significado del horóscopo debe verse en conexión con la formación del cuerpo etérico. Cuando el hombre, desde el estado entre la muerte y el nuevo nacimiento, prepara una nueva y próxima encarnación, consta tan sólo de Espíritu (Yo Superior) y Alma (cuerpo astral). Con la “decisión” de entrar en una nueva línea de linaje y al aproximarse a cierto padre y madre, todas las necesidades del karma son reunidas en el cuerpo astral como fuerzas que tienden hacia el encuentro de personas y situaciones. Estas fuerzas de búsqueda basadas en las necesidades del karma están ahora entretejidas en un cuerpo etérico nuevo que esta compuesto de fuerzas etéricas invisibles provenientes de las estrellas y el sistema solar. El horóscopo es el indicador del juego de fuerzas etéricas interpretado por medio de posiciones y aspectos planetarios en el cuadrante cósmico.” H. Poppelmann.


En este Mándala natal aparecen reflejados infinitos datos relacionados directamente con el Karma del Alma en cuestión, con su Dharma, con toda su estructura interna, nos muestra la naturaleza más intima de cada uno de sus cuerpos sutiles, es decir, la cualidad, estado de desarrollo y expresión de cada uno de sus chakras así como el estado de las distintas relaciones entre ellos, los dones y habilidades ya desarrollados en otras vidas así como los obstáculos y las lecciones a aprender en esta encarnación y la forma de ir transcendiéndolos armónica y creativamente. Es como una Gran Célula Madre que no deja de reproducirse, atrayendo energías, situaciones y karmas a resolver a lo largo de la vida despertando unos u otros aspectos según los tránsitos y progresiones planetarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario